Kakegurui : ¡Continúan las Apuestas!

Kakegurui : ¡Continúan las Apuestas!

agosto 10, 2019 0 Por anime
Compartir

La diosa de las apuestas está de regreso con una nueva entrega -que ya se encuentra disponible en Netflix- superando en todo sentido a su predecesora. La caricaturización de la ludopatía y la sensualidad por fin rompe el bucle de apuestas y propone una trama interesante, que deja en ridículo lo ya planteado en su primera temporada.

Kakegurui fue una serie que tuvo un gran impacto durante el 2017, pero con el pasar de las semanas, cayó en un círculo narrativo iterativo que terminó dejándola como un anime más que solo sobresale por algún aspecto y al final muere en el olvido. El principal problema que presentaba la serie era lo predecible que llegaba a ser; durante toda la saga, la historia iba en un rumbo absurdo y aburrido en donde la protagonista humillaba a cada rival de turno, y eso era todo.

La segunda temporada del anime de las apuestas locas, nos transporta nuevamente a la academia privada Hyakkaou, donde en la parte superior de su jerarquía se encuentra el Consejo Estudiantil, el cual se complace apostando mediante una serie de juegos de azar, en algunas ocasiones apuestas peligrosas, que baten entre sí. Para los ganadores, la escuela puede ser un remanso de paz y tranquilidad, pero para los perdedores, es solo el sufrimiento y la desgracia lo que los acompaña de la mano.

En esta oportunidad continuamos con Yumeko Jabami, una estudiante misteriosa, de doble cara y recién transferida que le encanta apostar. Y Suzui, un estudiante de secundaria que es regularmente humillado, con quien Yumeko rápidamente se hace amiga y que ahora se deben enfrentar al clan Momobami, por la presidencia del consejo estudiantil.

La diosa de las apuestas

El principal encanto de Kakegurui fue su protagonista Yumeko Jabami, que fue la Yuno Gasai de la ludopatía. Cada aspecto de ella era la fetichización de una adicción extremadamente estimulante hacia los juegos de azar y las apuestas en general. Sin embargo, esa centralización en sus encantos fue lo que llevo a la primera temporada a ser tan popular, tan irrelevante y poco memorable.

La personalidad de Yumeko no asomaba indefinida por su condición natural, sino por la evidente sobresexualización y, en consecuencia, sus acciones solo parecían encanto visual. Que si bien es un recurso respetable, la trama era inconsistente y solo buscaba endiosar una caricaturización erótica. Si ya se sabe el resultado, el camino es desmotivador.

En Kakegurui XX, Yumeko Jabami es descentralizada y asume un rol protagónico adecuado para su construcción como personaje. Estamos ante un personaje excéntrico y misterioso que va más allá de la asignación que tiene en su precuela. La actual protagonista, si bien es de temer, ya no es esa figura omnipotente que había llevado a su serie a la monotonía.

 La locura y la ludopatía, como un camino hacia la desesperación

Esta vez con una meta de por medio, la historia se fortalece y los enfrentamientos entre los personajes toman fuerza. Kakegurui XX se muestra como una historia mejor estructurada que su predecesora, tanto en personajes como en su línea narrativa. Sin contar, que esa suerte de centralización en la locura, desaparece. En esta oportunidad, la historia explora otros sentimientos como la desesperación, el amor, la paranoia y todos con ese estilo tan peculiar que caracteriza a la serie.

La calidad audiovisual del anime es indiscutible, quizás este anime sea el que mejor expresa la sensación de cada sentimiento que toca. La banda sonora, de igual manera, es un deleite y engrandece las escenas. Sin duda, MAPPA es un estudio con un gran talento para crear historias.

Si bien, nuevamente el anime opta por un final de autoría propia. La historia general, no se ve afectada y da esperanza a nueva temporada. Aunque el manga no vaya tan adelante de donde finalizo el anime, es evidente que el relato tiene aún más potencial.

Las escenas de batallas mentales y deformaciones faciales siguen siendo un punto fuerte a nivel visual, la cantidad de giros en las tramas secundarias son realmente soporíferas. Basta con ver el rol y las acciones de quien alguna vez fue el coprotagonista, o incluso protagonista en percepción de algunos. Y pensar que se jugó con un posible romance entre él y la enfermedad de la ludopatía hecha persona, un punto lamentable.

Kakegurui XX es un anime que supera a su predecesor con una estructura mejorada, una protagonista temible, varias sensaciones encontradas y, sobretodo, no cae en lo aburrido. Esta temporada eleva el valor de una historia olvidada y predecible, con una propuesta clásica pero agradable.

Fuente : AnimeSama